“A Gaby también se lo debo.”

19 Nov

Sí, a Gaby, el hermano de Fofó y Miliki, creo deberle unas líneas en mi blog. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que cuando se produjo su fallecimiento mi blog no existía. Así pues a continuación cuento una anécdota a manera de sencillo pero muy sincero y sentido homenaje a su memoria.

Un buen día del año 1990 fuimos mi mujer y yo a comer en el Bar Tropical de Llucmayor aquí en Mallorca. Escogimos sentarnos en una mesa para dos cerca de la cual había otra reservada y aderezada para toda una familia lo cual me llamó la atención. A poco de estar comiendo cual no sería mi sorpresa al ver llegar nada menos que a Gaby con su esposa e hijos los cuales ocuparon la gran mesa reservada cerca de la nuestra. Sin pensármelo dos veces me levanté de la silla como si hubieran gritado ¡fuego! y me dirigí al cabeza de familia de la mesa vecina y le pregunté: ¿Usted es Gaby? Respuesta: Y usted es cubano. Se puso de pié frente a mí y sin más un fuertísimo abrazo coronó aquel gratísimo y casual encuentro.

Después de las presentaciones de rigor terminamos todos sentados en la misma mesa. Se emocionó cuando le conté que yo era el hermano de una niña en cuyo cumpleaños él, Fofó y Miliki habían actuado en nuestra casa. Hablamos de otros tiempos en Cuba. Me contó que una vez estaba esperando la “guagua” (autobús) cuando de repente sintió la voz de una mujer que asomada a la ventana de su casa en un edificio cercano le dijo: ¡Gaby, sube a tomar café! Jamás la había visto… pero subió a tomar café.

Se fue haciendo tarde sin darnos cuenta, embriagados por el entusiasmo y la emoción. Al despedirnos me dio dos invitaciones para que asistiéramos al circo que se había instalado en nuestra localidad en el cual actuaban (Gaby y sus Gabitos) sin saberlo nosotros. Durante la función, sin mencionar nuestros nombres aunque mirando fijamente hacia el sitio que ocupamos, hizo una más que amistosa alusión a “unos amigos cubanos” que estaban presente y habló con mucho cariño de nuestra tierra. Al final compartimos con ellos en su habitáculo hasta que se volvió a hacer tarde “sin darnos cuenta”.

Bueno Gaby, ya ves que te recuerdo con mucho afecto, no es para menos. A toda la saga de los Aragón les digo que aquí en Mallorca tienen una casa y unos amigos con el café siempre a punto. ¡Hasta siempre!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: