¡Qué mala suerte Majestad!

14 Abr

Nuestro Rey (el de España) ha sufrido un accidente, le deseo pues la más pronta y notable recuperación y lamento sinceramente lo ocurrido. Últimamente la mala fortuna parece perseguir a nuestro Monarca; algún que otro problema de salud y desagradables trances familiares tales como el divorcio de la Infanta Helena y el turbio escándalo en el que se ven inmersos actualmente su yerno Urdangarín  y su hija la Infanta Cristina, le afectan visiblemente. Para colmo de males el otro día su nieto Froilán de tan solo 13 años, resultó herido en un pié al disparársele accidentalmente la escopeta de caza que su padre puso en sus manos de manera imprudente.

Seguramente con la intención de evadirse algunos días de tanto desaguisado y relajarse un poco, nuestro Rey decide irse a África a matar elefantes y ¡catapún!, ni evasión ni relajamiento sino cadera fracturada. Lamentable accidente y lamentable decisión la de integrarse a un safari en Botsuana organizado por Rann Safaris al precio de 45,250 euros con el objeto de matar algún formidable ejemplar de una especie que se encuentra en riesgo de extinción en varias zonas de África. Una especie que para multitud de personas en todo el planeta, representa el mayor símbolo de solidaridad que se pueda concebir. No hay más que informarse del comportamiento en la manada de estos paquidermos en libertad; cómo protegen a sus crías, cómo se respeta la jerarquía, cómo se ayudan unos a otros negándose hasta el extremo al abandono de un semejante desvalido, cómo cuando pasan cada año en su andar itinerante junto a los restos de otros fallecidos de su especie, se detienen un buen rato y les olfatean recordándoles…

A mí me resulta despreciable la existencia de empresas como la Rann Safaris y como simple ciudadano español lamento que nuestro Rey se vaya a África a matar elefantes y que lo haga después de haber hablado tanto de “austeridad” y “apretarse el cinturón” ante la caótica situación económica que atravesamos. Hay otros safaris en África de gran interés y muchísimo más económicos; me refiero a los safaris fotográficos en los que se obtienen preciosas imágenes en las que la sangre y la muerte no tienen protagonismo alguno y solo la belleza de la naturaleza y una explosión de vida crean un entorno verdaderamente relajante en el que los participantes tienen mucho menos riesgo de romperse los huesos. ¡Qué mala suerte Majestad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: