“Algo que sucedió…” (Tercera parte)

10 Dic

La muerte de nuestro compatriota Jorge Mas Canosa dio lugar a que en la FNCA tuvieran lugar ciertos cambios y novedades; mi opinión al respecto ahora no importa. El caso es que poco después de morir Jorge, un compatriota cuyo nombre y apellido se corresponden con las iniciales S.L. (cubano decente y con gran sentido patriótico),  se presentó en la sede de Miami con la mejor buena voluntad con el propósito de aclarar ciertas dudas que en buena parte se relacionaban con mis actividades aquí en Mallorca. S.L. fue atendido por otro compatriota de la Fundación cuyo nombre y apellido se corresponden con las iniciales D.G. (En el prólogo editado el 6 de Dic. manifesté no creer necesario facilitar según que identidades) Así pues, a las  preguntas de S.L. el compatriota D.G. le respondió que el Sr. Franklin Alberto Argilagos (yo) había mantenido correspondencia con “un tal Toño” miembro de la Fundación con la finalidad de que La Silla del Gral. Maceo fuese reclamada por esta. Agregó D.G. que la FNCA no tenía en el extranjero ningún representante, delegado o agente y que solo existían afiliados y que el Sr. Argilagos, como tal, hacía años que no pagaba sus cuotas. ¿? Inmediatamente después de la visita de S.L. a la Fundación, recibí una llamada telefónica de D.G. quien en un tono autoritario y como molesto (aunque muy correcto) me pedía cuentas de mis actos. No tardé en darme cuenta de la total desinformación que D.G. tenía de lo ocurrido aquí en Mallorca, de mi persona y del nivel a que se llevaron a cabo mis gestiones con parte de la cúpula de la FNCA. Cuando le puse al corriente de todo ello terminó disculpándose amigablemente y “todo quedó entre buenos hermanos”.

Posteriormente le dirigí una carta a S.L. en la cual entre otras cosas le aclaraba que cuando todo lo de La Silla ocurrió: 1º) Existía una delegación en España de la FNCA. 2º) Había un coordinador en España. 3º) Que el Sr. “Toño” era nada menos que José Antonio Llama, miembro de la Junta Directiva y Encargado de Asuntos Españoles. 4º)Que el Sr. Llama en reconocimiento a mi labor me creyó merecedor de respaldarme como Portavoz de la Fundación en Baleares. 5º)Que existe una carta de petición de La Silla por parte de la FNCA firmada por el entonces Presidente de la misma. 6º) Que no es verdad que el Sr. Argilagos hacía años que no pagaba su cuota de afiliado (le envié una copia del último recibo) A todo ello le aclaré que jamás me tomé atribuciones que no me correspondieran aunque a veces tuve que actuar por iniciativa propia dada las circunstancias pero siempre de acorde a lo tratado con “los de arriba”.

S.L. quedó satisfecho y sin que le cupiera duda alguna respecto a mi conducta, lo cual manifestó en una carta muy personal dirigida a mi difunto padre de crianza de quien fue compañero de trabajo en la Compañía Cubana de Aviación durante muchos años. Y todo esto me recuerda la máxima pronunciada por el escritor alemán Aldous Hurley: “Los hechos no dejan de existir aunque se los ignore”.

Solo me resta decir que los documentos que iré publicando en días sucesivos, HABLAN POR SÍ SOLOS y corroboran todo cuanto hasta el momento he comunicado en referencia a La Silla en este interminable artículo denominado “Algo que sucedió…” y que yo jamás olvidaré.

(Recomiendo al lector que retroceda hasta el 6 de Dic. en que edité el prólogo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: