“Dirty Pigs”

27 Ago

Hace tiempo que no escribía, no encontraba motivación alguna; hoy la tengo. Otra vez Pablo Milanés, sí, Pablito, el de “Yolanda”… cuyo “éxito” coincidió con el “éxito” (fíjese el lector que éxito lo pongo entre comillas) de Silvio Rguez., el de “La era está pariendo un corazón”, cuando la realidad fue que la era lo que estaba defecando (más que pariendo) un montón de hijos de mala madre y peor padre como ellos mismos, fieles incondicionales a la revolución “que tanto bienestar y felicidad trajo a nuestro pueblo”. Se auto-encasillaron y auto-definieron como cantautores de la Nueva Trova, pero jamás en la letra de “sus numeritos” apareció una leve crítica a los paredones de fusilamiento ni a la brutal represión ni a la falta de libertad.

Compusieron y cantaron por y para la revolución y al gusto de sus líderes… No le cantaron a Batista (como hizo Carlos Puebla) porque el “esplendor” de su arte no coincidió en tiempo ni espacio con el golpe del 10 de Marzo. No se me olvida que Pablito, el de “Yolanda”, admitió públicamente que el hecho de ser homosexual (maricón para algunos) constituía una deformación de la cual se regeneró gracias a que la revolución lo “internó” en la UMAP.

Los tiempos cambian… y de repente, Pablito, el de “Yolanda”, se presenta en Miami criticando el sistema que le regeneró. Los tiempos cambian y los sinvergüenzas cambian con el tiempo. Los que no cambian con el tiempo son los cubanos que sufrieron en sus carnes las consecuencias de la represión y la falta de libertades y es justo y lógico que se indignen ante la presencia en E.U. de músicos y cantantes fieles al nefasto régimen.

No hay que pasar por alto que Gloria Stefan y Willy Chirino no pueden ir a Cuba a cantar a “su pueblo” y que Celia Cruz (E.P.D.) ni tan siquiera pudo estar presente en el entierro de su madre; esto no parece importarle a un grupo de hermanos de mala calaña que reciben con todos los honores a cuanto artista afecto a la revolución venga de La Isla. Sé muy bien cual es el perfil de cuanto cubano arropa con su presencia en las actuaciones de los Van Van y en las de Pablito tan desgraciada iniciativa. Debieron quedarse en Cuba y no venir a “enmierdar” Miami apoyando las iniciativas de “Cancio and Company”.

Que dejen de provocar a la vieja gusanera a la que los tiempos cambiantes no le ha hecho olvidar ni perdonar tanta ignominia. Nunca me ha parecido ilógico que sobre todo en la Florida el más digno y muy honroso exilio cubano contemple y establezca una notable diferencia a partir de lo del Mariel en cuanto a los que vinimos antes y los que vinieron después. Jamás aceptaré que sea un prejuicio el hecho de diferenciar la calidad del ser humano como persona y sé (por experiencia propia) que de Cuba se sale por cuestiones ideológicas o por cuestiones de “alimentación”; barriga llena, corazón contento, aunque la mentalidad siga el patrón marcado por la revolución.

Volviendo a lo de Pablito, el de “Yolanda”, el colmo es que un líder anticastrista como Carlos Alberto Montaner dé su beneplácito a la presencia en Miami del “regenerado homosexual” (¿motivado por algún tipo de afinidad?) poniéndose con ello a la altura (poca talla moral e ideológica) que la de aquellos que salieron de Cuba “para comer jamón”… Dirty Pigs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: