“COMO EN AUSCHWITZ”

1 Feb

Como en Auschwitz, pasaban hambre; como en Auschwitz, estaban mal arropados; como en Auschwitz, el alojamiento sufría importantes deficiencias por falta de mantenimiento; como en Auschwitz, sus cadáveres de aspecto famélico terminaron amontonados creando una imagen dantesca. Pero no estaban en Auschwitz, Polonia; estaban en Cuba en un hospital siquiátrico que en su momento llegó a ser emblemático para la Sanidad Revolucionaria. ¿Qué pasó? Nada difícil de entender… Ante décadas de acentuadas carencias (típicas del comunismo) el “trapicheo” se convirtió en modo de subsistencia. En este caso se “trapicheaba” con los fondos destinados al abastecimiento y mantenimiento del centro, llegándose a la crueldad de privar a los pacientes de la alimentación básica requerida, de la vestimenta adecuada, de la ropa de cama necesaria y descuidar hasta el abandono total las instalaciones donde mal vivían. Todos tenemos derecho a subsistir y si hay que “trapichear” se “trapichea”; pero esto rompe mis moldes. Entre lo que se cuenta y las truculentas fotos, Stephen King se podría inspirar para su novela más terrorífica.

¿Cuánto tiempo duró el calvario de estos infelices perturbados? Fue necesario que murieran 26 inocentes en un principio y luego otros tantos que fueron ingresados en otros centros hasta llegar a un total de 40 para que “se destapara la olla”. Desde el director hasta el cocinero hubieran dado la talla en Auschwitz con la debida complacencia del oficial Nazi. Si no hubiera habido decenas de muertos el “trapicheo” continuaría. El pacto de silencio entre los “beneficiados” y “el silencio de los corderos” habitual en esa sociedad lo haría más que posible. ¿Más nadie del entorno sabía o sospecharía nada de lo que ocurría? ¿Nadie se podría haber “acercado” a algún corresponsal de prensa extranjera y haberle alertado? Entonces, quizás, la tragedia se hubiera evitado; pero la represión es mucha, brutal y por tanto muy efectiva. Tenía que haber decenas de muertos para que el horror acabara.

Esto ha sucedido en un país donde su máximo líder, dado su estado de verdadero sicópata, debió ser ingresado en el centro donde han tenido lugar tan tristes sucesos; entonces quizás los “trapicheadores” no hubieran sido tan crueles. Ahora “todo se arregla” con un juicio en el que las responsabilidades no han sido exigidas a todos los verdaderamente responsables. Esto no es cosa de 4 gatos, habría que juzgar al sistema. Váyase a saber ahora mismo en cuántos lugares de la Cuba revolucionaria estarán sucediendo repetidamente, una y otra vez, barbaridades como las antes mencionadas sin que nadie diga nada hasta que aparezcan los cadáveres… “Como en Auschwitz.

Anuncios

2 comentarios to ““COMO EN AUSCHWITZ””

  1. chelo lopez yanes 3 febrero, 2011 a 3:43 am #

    Es ascalofriante…y esta barbarie es desconocida a nivel mundial. Lo publiqué en mi FB y que corra.

    • loboherido41 3 febrero, 2011 a 8:51 pm #

      Estimada Chelo, gracias una vez más. Sigo confiando en tu buen hacer, cuanto más se sepa, mejor. Recibe un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: