“EN LA CALLE Y SIN LLAVÍN”

6 Ene

¡Increíble, me pellizco y no lo creo! ¡La Madre Revolución dejando cesante a casi dos millones de sacrificados proletarios en el término de dos años! ¡No puede ser, tiene que haber un error! En realidad ha habido muchos errores y sobradísima mala fe. El caso es que una vez más ha quedado suficientemente demostrado que (como dice Álvarez Guedes) el comunismo es una mierda. Raulín, el seductor de mancebos hermano de fidel (el caballo viejo), confía (incauto despreciable) en que dejando cesante a esa cantidad de funcionarios, quedarán resuelto los males económicos que aquejan a Cuba. Otra desesperada y maldita improvisación. Pero no importa, la gente aguanta y traga hasta sables en este peculiar circo cubano. La cultura del pesebre sufre un grave revés; se acabó lo de apesebrar y dar palmaditas en el lomo a los apesebrados mientras comen del “sancocho” que les “arrima” el amo. Como cantaba Celia: “Pa’fuera, pa’la calle, no hay cama pa’ tanta gente”. Los despedidos no solo dejarán de cobrar los chavitos sino que se verán impedidos de poder “trapichear” con todo lo que desde sus lugares de trabajo podían sustraer (un poquito de corrupción, nada más); se acabó la mamandurria. El Estado Socialista, la Revolución Proletaria, los deja en la estacada como lo haría el Capitalismo puro, duro, cruel y despótico. ¡Quién lo iba a decir! Los despidos masivos, sin miramiento alguno, ¿están contemplados en los manuales de Marxismo Leninismo? Se dice que los cesados podrán trabajar por cuenta propia (pagando impuestos a la mafia gobernante) haciendo funcionar sus propios negocios. ¿Con qué medios? ¿Con cuál infraestructura?

El caso es que donde quiera que llega el socialismo-comunismo, siempre va acompañado de la represión y el hambre. Sufrimientos en Cuba (aunque hay muchos que aún no tienen lo que merecen), sufrimientos en Venezuela (con el gorila rojo), sufrimientos en Bolivia (con el recién despiojado indígena cocalero y su puñetera Pacha Mama), en Corea del Norte las ratas se han convertido en una especie al borde de la extinción al ser parte de la dieta alimentaria de buena parte de la población (¿Marx y Engels comían ratas?), China va lentamente “saliendo del atolladero” poniendo en práctica medidas típicas de la economía capitalista. En el mundo de hoy en día la gente no solo quiere subsistir, también necesita vivir. De momento, ahora, en Cuba, muchos de mis paisanos ex funcionarios, muy “cubanamente” estarán exclamando: “Con lo bien que estábamos y viene este bujarrón de mierda y nos deja en la calle y sin llavín” ¡Feliz año nuevo…!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: