“Una esperanza posible”

3 Nov

En el panorama político de Estados Unidos ha surgido una nueva esperanza; no solo para los ciudadanos norteamericanos sino también para todo cubano amante y necesitado de vivir en libertad, sea cual fuere su ciudadanía oficial y esté donde esté. Esa esperanza se llama Marco Rubio. ¡Un “Yuca” en la Casa Blanca! Probablemente muchos “de los nuestros” (algo pesimistas) pensarán: “Demasiado bueno para hacerse realidad”. Yo digo: “¿Y por qué no?”

En la democracia norteamericana, lo que en el resto del Mundo parecería imposible, allí sería factible con toda normalidad. Así pues, en el País del KU KLUX KLAN, un día, porque así lo quiso la sagrada voluntad popular, llegó a la Casa Blanca un ciudadano de raza negra cuya gestión como Presidente no entraré a cuestionar en este artículo donde la intención fundamental es destacar los valores democráticos que afortunadamente se imponen a todo prejuicio y a toda malévola intención. Cada cuatro años la ciudadanía decide; si vales, repites; si no, a casa. Después del segundo período, aunque lo hagas muy bien, también te vas a casa y se acabó.

Yo veo factible el proyecto de que a la White House llegue “sangre cubana”. La oportunidad está presente y no solo depende del elector (votante). Depende principalmente de la trayectoria y gestión del candidato. Deseo fervientemente y “espero” que “nuestro” Marco Rubio no defraude las expectativas de sus electores norteamericanos ni la de todo cubano amante de la libertad, sea cual fuere su ciudadanía oficial y esté donde esté. Un “Yuca” en la Casa Blanca podría, si se lo propone, hacer que cambien muchas cosas dentro y fuera de Estados Unidos. En lo que a nosotros respecta, una política más radical ante el régimen castrista, acompañada de la firme decisión de “afrontar hasta la última consecuencia”, terminaría con la “insufrible pesadilla”. Él sabe, desde su cuna, que a la tierra de sus padres y abuelos la consume una horrible tragedia. Si no llegara a la presidencia, no obstante, como senador y en atención a sus orígenes, jamás debería escatimar esfuerzo alguno para que la libertad llegue cuanto antes a nuestra tierra. Ya puede ponerse a trabajar en ello el Senador de los Estados Unidos de Norteamérica, Mr. Marco Rubio. Mientras tanto, lo de “un Yuca en la Casa Blanca”, es una esperanza posible. Que Dios le guíe. ¡VIVA CUBA LIBRE!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: