“LA PLEBE”

18 Oct

De plebeyos fueron calificados antaño por la “Nobleza” (no tan nobles) todos aquellos por cuyas venas no corriera sangre azul (un azul a veces tirando a verde pus cuando la sífilis les invadía el organismo). Hoy en día cuando se dice “la plebe”, nos referimos, con cierto aire despectivo, a la gran masa de “habitantes” que pueblan la faz de La Tierra carentes de cierto nivel de instrucción y faltos (en innumerables ocasiones) del más elemental “don de gentes”.
Desgraciadamente en la mayor parte de los países del Orbe, “la plebe” constituye la gran mayoría o una cifra muy cercana a esta. En un artículo anterior califique de imbécil y hoy añado de cretino, al que manifestó por vez primera que “los pueblos nunca se equivocan”; mucho más lúcido y brillante quedó para La Historia, otro que aseveró que “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”. Este último sí dio en el blanco.

La responsabilidad de que malos gobernantes se instauren y perpetúen en el poder hasta convertirse (algunos) en déspotas dictadores, no sólo es de estos últimos. Una buena parte de esa responsabilidad (quizás la mayor) la tienen los ciudadanos, y si la ciudadanía está compuesta en buena parte por lo que denominamos “la plebe”, no hay pues de que extrañarse de lo que suceda hoy en día en este Mundo; la mala elección de la sociedad deriva en su propia desgracia. La ignorancia y el fanatismo de “la plebe” les hace manipulables con suma facilidad por cualquier “lidercillo de tres al cuarto”. Así, estos se hacen con el poder y una gran mayoría pone en práctica la vieja táctica de implantar “la cultura del pesebre”. La misma consiste en hacer que el mal llamado ciudadano se acostumbre a “recibir” la “ayuda y protección” de un estado que en realidad le aborrega y domestica hasta el punto de hacerle agradecer que “el iluminado dirigente y líder” diariamente le sirva un poco de alimento y le dé unas palmaditas en el lomo mientras come.

En la Antigua Roma los Emperadores jamás descuidaron que a “la plebe” les faltara “pan y circo”, lo cual nunca ha perdido vigencia en la Historia de la Humanidad. Hoy en día, con la ayuda de la TV, nos atiborran de “telebasura”, deportes (aquí en España el Football), etc. etc. El “pan y circo” lo tenemos garantizado. No tenemos que pensar ni preocuparnos, para eso está la sacrificada clase política. ¡Don`t worry, be happy! Este “bello panorama” lo podemos contemplar (impasibles e impotentes) en cualquier País, en Democracia (si se le puede llamar Democracia a esta fantochada) o bajo una dictadura, en los Estados Unidos y en China, en Venezuela y en Argentina, en Cuba y en España, en Corea del Norte y en buena parte del resto de Naciones en todos los Continentes. Los iluminados, profetas, redentores, etc. sin parar de hacer promesas de un Mundo mejor con su dialéctica cansina por una parte y por la otra, el miserable comportamiento de “la plebe” con sus tragaderas, con su silencio cómplice, con su aceptada “cultura del pesebre” bien abastecidos de “pan y circo” garantizando con su desgraciada postura la perdurabilidad en el poder de tanto degenerado ambicioso y haciendo que paguen justos por pecadores.

Educando y culturizando a las grandes masas sería una buena solución a esta problemática, pero eso no “conviene” a los iluminados y sacrificados políticos, al contrario, si con el tiempo “la plebe” se sigue degenerando hasta convertirse en una chusma enardecida, “los salva patrias” lejos de lamentarse, se frotarían las manos. Los demás, ¡AL PESEBRE!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: