“NOCHE TROPICAL”

12 Sep

Hoy tampoco hablaré de tiranos ni de “rebaños sometidos”. Hoy vuelvo a regalarle a mis contados lectores algo sencillo pero muy sentido; hoy comparto con ellos, agradecido, el recuerdo que tengo de cuánto gocé en nuestra bella Isla de las incomparables noches tropicales. Cuando se contemplan noches de manto estrellado y luna llena, mucho tiene que ver “el sitio” desde el cual esas noches son contempladas para que te dejen recuerdos imborrables que te maten de nostalgia. He tenido la suerte de poder disfrutar de bellas noches en sitios y circunstancias realmente maravillosos; en Florida, en New York, en la Cornisa Cantábrica, en Gran Canaria, en Tenerife con el Teide de fondo, en el Puerto de Soller aquí en Mallorca, navegando por El Nilo, cruzando parte del desierto, en medio del Mediterráneo lejos de toda tierra y a veces bordeando la costa de Italia así como la de Malta y sorteando las innumerables islas de Grecia, en el Adriático camino de Venecia y por supuesto en “Mi Conuco” (así bauticé el pedacito de tierra donde vivo) en medio del campo; pero jamás he vuelto a tener el “PRIVILEGIO” de disfrutar de una noche con más “embrujo” ni con más encanto que el que le sobra a nuestras noches tropicales. La misma luna, el mismo firmamento, pero cuando se contemplan estando en tu tierra, esa luna y ese firmamento también los sientes tuyos y el clima y el ambiente que te rodean, completan el sortilegio que ha inspirado a tantos poetas. Yo modestamente lo describo así… Que les guste…

“NOCHE TROPICAL”

No hay noche más linda en el Mundo
que una noche tropical
ya sea cerca del mar
o allá en el campo profundo.

Al mar ilumina la luna
y la noche se alza radiante,
con la ola su blanca espuma
se balancea brillante.

Desde el cielo las estrellas
cuelgan como diamantes,
todas relucen bellas
como joyas fulgurantes.

La noche tropical excita
y la lujuria nos seduce,
el clima al amor invita
y la vida se hace más dulce.

La suave y cálida brisa
acaricia los cuerpos desnudos
de dos amantes que mudos
gozan de su amor sin prisa.

A veces de madrugada
en la playa se puede escuchar
la música de una velada
que de día puede acabar.

Se canta y se baila en la arena
al ritmo de un rico Son,
la gente olvida sus penas
bebiendo cerveza y ron.

La luna del mar es novia,
es novia la luna del campo,
nunca el poeta se agobia
si a ello dedica su canto.

La noche a la sierra llegó
y la luna iluminó el bohío,
claro se ve el veguerío
que aquel guajiro labró.

También se ve en la llanura
enorme sembrado de caña
y se dibuja en la espesura
la grande y cercana montaña.

Se refleja la luna en el río
que baja por la quebrada
y se pierde en el bajío
serpenteando en la cañada.

Se mira orgullosa la luna,
el agua le sirve de espejo
en la tranquila laguna
donde pescaba aquel viejo.

De la luna con el campo
y de la luna con el mar
el noviazgo, con el tiempo,
continuará sin cesar.

Linda noche tropical
de tu hechizo soy testigo
y lleno de orgullo te digo
¡COMO TÚ NO HAY OTRA IGUAL!

Mallorca, Enero de 1996.
Versos extraídos de mi álbum “Cuba en mi Corazón”.

Anuncios

Una respuesta to ““NOCHE TROPICAL””

  1. irene gonzalez 2 octubre, 2010 a 3:09 am #

    TODOS TUS POEMAS SON BELLOS Y NO DEJAS NADA QUE NO SE PUEDA SENTIR CON TUS PALABRAS DE NOSTALGIA, DE AMOR,Y REMENBRANZA.
    TE FELICITO Y…. CUANDO VAS A SACAR TUS LIBROS?
    ESTAMOS ESPERANDO TODOS!!!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: