“castro VS castro”

10 Sep

¿fidel contra fidel? Parece que sí, todo lo indica. El omnipotente camarada ha reconocido públicamente que “el sistema” ha resultado ser un rotundo fracaso. ¿Habrá recobrado en algo la razón? Hasta los peores enfermos mentales suelen tener a veces ciertos momentos de lucidez. ¡Bendito sea! El que dijo que el capitalismo tenía sus días contados da por fracasada su revolución… y el capitalismo de la oferta y la demanda demuestra ser, hasta el momento, la mejor opción. ¡Pobres hermanos proletarios! ¡Después de tantos sacrificios! ¡Apaga y vámonos!, dirán muchos, y otros tantos apagaron y se fueron hace rato (desengañados). El camarada de Cuba debería avisar al camarada de Venezuela del peligro que corre si continúa con su revolución bolivariana y así evitar muchos sufrimientos a los venezolanos. Si Simón levantara la cabeza, otra cabeza rodaría por tierra (la de un gorila).

¿Es que ha habido algún sitio en el Mundo donde se haya demostrado que el comunismo negado a evolucionar sea lo más conveniente para cualquier sociedad? Después de la caída (lo tumbaron) del muro de Berlín, “el muro de la vergüenza”, ¿ha habido alguna involución en alguno de los “países hermanos”? No, la mayoría prefiere el pérfido capitalismo con todas sus lacras e imperfecciones. ¿Se olvidaron de Marx y de Engels? Hasta destruyen las fotos de ambos tratando de enterrar un horrible pasado. El pasado de los “gulags”, el pasado de la KGB, el pasado de los tanques soviéticos en Praga y Budapest, el pasado del tiro por la espalda al intentar la fuga del “paraíso de los trabajadores”, el pasado del hambre y la carencia de lo elemental, el pasado del adoctrinamiento, etc. ¡Horrible pesadilla! Pesadilla que a muchos les ha dejado más de una cicatriz y a otros, heridas que no cicatrizan jamás porque se llevan en el alma. Si lo sabré yo…


En nuestro caso, en Cuba, ¿qué dicen ahora todos aquellos que contribuyeron denodadamente a consolidar la fracasada revolución? Porque fidel sólo no tiene la culpa. Que me digan algo los trabajadores “voluntarios” y “vanguardias”, que me digan algo los de los comités de defensa de la revolución que chivatean hasta a sus propios familiares, que me hablen los milicianos incluyendo a los boinas verdes veteranos de Playa Girón (algunos presumían de haberse “cepillado” a más de un “mercenario” de la Brigada 2506, que me hable alguno de los militares que hayan integrado un pelotón de fusilamiento en La Cabaña a las órdenes del Che (hijo de puta), que me digan por qué siguen como corderos a un pastor que nunca tuvo cordura y les ha sumido en el terror, un terror que les impide hasta pensar… por eso ninguno me dice algo, por eso ninguno me habla.

Algunos de los antes mencionados “patriotas”, después de haberse “desgañitado” durante años gritando “patria o muerte”, después de haber participado en actos de repudio contra los “apátridas” que emigrábamos (en muchos casos con violencia física), después de haber vestido durante décadas el despreciable uniforme de miliciano (un, dos, tres, cuatro, comiendo mierda y rompiendo zapatos), etc., en un momento dado decidieron de repente hacer borrón y cuenta nueva, se olvidaron de lo de “patria o muerte” y terminaron pisando nuestras huellas que les condujeron a emigrar también (¡que solidez de convicciones revolucionarias!). Hoy tenemos que “soportar” el toparnos con algunos de estos “patriotas” en cualquier calle del South West, en Flagler Street en el down town, en el Paseo Marítimo aquí en Mallorca, en Las Ramblas de Barcelona, etc. Se quejan de que hay cierta discriminación en el exilio cubano. ¡Cómo no va a haberla! Los que abandonamos Cuba cuando todavía se podía comer jamón pero ya faltaba la libertad, los que nunca integramos un CDR ni vestimos jamás el triste uniforme de la milicia, los que lejos de contribuir a consolidar la maldita revolución lo que hicimos fue arriesgarnos y combatirla, los que siempre nos hemos mantenido firmes en nuestra convicción anticomunista, NOSOTROS, jamás podremos evitar sentir “cierto recelo” hacia hermanos que “no son de fiar”; aunque no quieran admitirlo, aunque lo nieguen, son y serán hasta inconscientemente, hijos de fidel. Su conducta les delata, es una pesada losa que jamás podrán quitarse de encima. ¡Les compadezco! En definitiva son víctimas de la revolución.

Una revolución y un sistema cuyo máximo líder (que asco) admite en público su monumental fracaso. También “despotricó” sobre la Crisis de Octubre pero no dijo que mandó a matar a Kennedy, a lo mejor el breve tiempo de lucidez mental no le alcanzó para ello, quizás la próxima vez “confiese”. De todas formas “es de agradecer” que admita públicamente su rotundo fracaso; así pues, sin que sirva de precedente y sólo por esta vez: ¡GRACIAS, fidel!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: