“SRA. OBAMA, TURISTA NUMBER ONE”

6 Ago

Sincero, con todo respeto y seriedad: ¡Bienvenida a España, Sra. Obama! Veo con cierta simpatía su visita a esta y más sabiendo que vendrá a Mallorca. En prensa y tele se le ha visto muy complacida y complaciente con la gente, por las calles que ha recorrido. Me da la impresión de que es Ud. muy sencilla y muy simpática. Sé que apenas estará Ud. unas horas en Palma; si su visita al Rey le deja tiempo, le recomiendo que cuando menos no deje de ver “La Seo” (La Catedral) y el Palacio de La Almudaina.

¡Cuánto me gustaría hablar con La Primera Dama de los Estados Unidos de Norteamérica! Me han dicho que es Ud. muy receptiva. Yo tan sólo quería invitarla a que fuera de Turista Number One a Cuba, es mi tierra, ¿sabe? Si decide hacerlo, por favor, deje las niñas en casa. Allí es muy distinto a Marbella y a Palma. Hay buenos hoteles, pero “LA VERDAD”, que es lo más “DIGNO DE ENCONTRAR”, hay que buscarla fuera del hospedaje.

Allí podrá Ud. ir de compras si paga con dólares en tiendas que ni con los mismos permiten entrar a los nacionales. Allí podrá Ud. ver largas colas hasta para lo más elemental, si lo hay y cuando toque. Si va donde Ud. quiera, y no donde la lleven, se quedará de piedra al fijarse en el estado ruinoso de los hogares cubanos, tanto por dentro como por fuera. Si la dejan, podrá Ud. conversar con la gente; en ese caso le recomiendo de que anote muy bien cuanto le digan y a su regreso se lo cuente a su marido; sobre todo si habla con algún disidente o con su familia. Haga lo posible, ya que estará allí, por que le permitan visitar alguna cárcel; a Ud. se le ve fuerte, seguro lo resistirá. Le advierto que a lo mejor, andando por allí, se topará Ud. en cualquier sitio, con que estén apaleando a señoras vestidas de blanco; mejor no haga caso y continúe su camino, ¡pero no lo olvide, por favor!. Ya le advertí que aquello no es Marbella ni Palma.

Cuando hable con madres cubanas y le cuenten lo difícil que es sostener una familia con niños  en la Cuba actual, simplemente piense en sus hijas. (Dios las proteja) A pesar de todo, allí  encontrará un pueblo más que hospitalario que cuando menos la “obligarán” con mucho amor a que tome Ud. café y comparta un ratito con la alegría que aún les queda, oyendo en un cacharroso electrodoméstico un rico Son o un Cha-cha-cha; hasta la enseñarían a dar un pasillito y lo pasaría Ud., quién sabe si hasta mejor que en Marbella o Palma.

Si en su caminata por “la ciudad apuntalada”, ve Ud. que un buen número de jóvenes cubanas van detrás de los extranjeros ofreciéndoles su dignidad “por un puñado de dólares”, no las prejuzgue, por favor; cada vez tienen más motivo para ello… seguro que Ud. lo comprende. Si de repente se tropezara Ud. con un señor muy mayor, con cara de loco, barbudo y con una camisa roja, balbuceando algo intentando venderle un libro, ¡no se detenga!, cruce a la acera de enfrente y apure su camino; se lo aconsejo, ya le contaré yo la triste historia si algún día nos vemos.

Procure que le quede tiempo y recorra el territorio cuanto pueda; verá Ud. una isla de ensueño como pocas a la cual querrá volver una y otra vez, como yo… Y ahora, más sincero que antes, le confieso que ya no querría hablar con La Primera Dama de los Estados Unidos de Norteamérica, sino, con Michelle, simplemente…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: