“YO, ¿POETA?”

28 Jul

¿Poeta yo?, ni lo sé ni me preocupa. Si los que me leen así lo estiman, respeto su opinión. En lo que a mí respecta, me considero un señor que escribe versos por la necesidad que siente a veces de evitar que estallen su mente y su pecho comprimidos a fuerza de tanta motivación. No tengo la menor idea de lo que son las reglas de versificación y jamás me sometería a ellas; hasta ese punto es libre mi verso.
Ya hubo un poeta reconocido en la familia; me refiero a mi tío abuelo Rafael Argilagos (Stgo. De Cuba). De él conservo de su puño y letra una bonita poesía dedicada a Maceo. Jamás creeré que la condición de poeta se transmita por razones genéticas; antes prefiero creer que su espíritu guía mi diestra cuando convierto en versos mis motivaciones y los escribo con el poquito de tinta que a él le quedó en su tintero.
Sobre mis versos deseo y creo oportuno aclarar que si en alguno de ellos se aprecia una leve similitud con la obra de José Martí, no es por pura casualidad. Dijo el Apóstol:”La poesía es sagrada. Nadie de otro la tome, sino de sí”. Nunca me faltará la suficiente imaginación e ingenio a la hora de liberar mis motivaciones como para tener que caer en el plagio; en mi caso sería doblemente imperdonable teniendo en cuenta que varios de mis antepasados compartieron “montura y machete” en La Manigua con El Maestro. De la obra de Martí, lo único que hago con toda humildad y respeto, es aprender e inspirarme y en escasísimas ocasiones, parodiarle levemente con toda intencionalidad con el fin de que se le recuerde y con el ánimo de rendirle tributo.
De pésimo gusto es repetir como un papagayo las frases, discursos y escritos de fidel, raúl, el che, hugo chávez; de genocidas como Stalin o Hitler o de liberticidas como Marx y Engels. Predicar y citar con amor y respeto la obra de nuestro Apóstol, no creo que sea motivo de reprobación, todo lo contrario.
Martí expresó en más de una ocasión la propia opinión que tenía de sus versos: “Revueltos y encendidos como mi corazón”, “De un verde claro y de un carmín encendido”, “El verso natural (ni retórico ni ornado)”, “Monte de espumas”, “Abanico de plumas”, etc. Generalmente todo autor tiene su propia opinión acerca de su obra la cual puede ser compartida o no por sus lectores. En mi caso, de mi humildísima e insignificante “obrita” (de la cual estoy muy satisfecho) yo también tengo mi propia opinión; tanto de los versos como de los artículos. Esa opinión queda reflejada a continuación:

“MI VERSO”

De miel escribo mi verso
y es como un ramo de flores
que ofrezco cual universo
a quien roba mis amores.

A veces mi verso es amor
otras veces una daga
que al tirano se le clava
cuando escribo con valor.

Con mi verso reivindico
de mi pueblo los derechos,
con mi verso yo castigo
al que traiciona a despecho.

Cuando m i verso es guerrero
se convierte en una espada
con la que ataco certero,
pero nunca por la espalda.

Cuando es guerrero mi verso
el verdugo caro paga,
la luz del sol se le apaga
al que se enfrente a mi verso.

Al que justicia reclama
siempre mi verso le ayuda
y cada vez que me llama
le defiendo con premura.

Así pues, querido amigo
mi verso has de respetar
pues con él hago callar
a nuestro peor enemigo.

Mallorca, Noviembre de 1995.

“LA PLUMA CON LA QUE ESCRIBO”

Lo que escribo con mi pluma
no se paga con dinero,
no tiene precio mi pluma,
pertenece al mundo entero.

Mi pluma nunca está en venta,
sincero se la dedico
a mi pueblo que lamenta
vivir tan triste destino.

A mi pluma yo protejo
del usurero traidor
que si se mira al espejo
verá un pobre sin valor.

Mi pluma no solo es lamento,
también sabe de alegría
sobre todo cuando siento
del bardo su fantasía.

Mi pluma acaricia o molesta,
depende a quien la dedique,
si al tirano cual ballesta
o a una madre que suplique.

Agradezco a todo aquel
a quien mi pluma interese,
me compadezco a granel
de aquel que la menosprecie.

Mi pluma con firme pulso
la sujeto cuando escribo
siempre que siento el impulso
de defender a un amigo.

Mi pluma contra un lacayo
a veces tengo que usar,
si no me puedo expresar,
espero, lloro y me callo.

Mi pluma de ningún modo
nadie podrá silenciar,
soy yo quien la hará callar
antes que caiga en el lodo.

Mallorca, Diciembre de 1995.
Ambos versos extraídos del álbum “Cuba en mi Corazón”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: