“Más de un siglo de luchas”

1 Jul

Según la historia, la primera manifestación de cubanidad tuvo lugar en 1761 con la aparición de la obra escrita por José Martín Félix de Arrate. La censura española de la época ordenó que se suprimiera la palabra “criollo” que aparecía frecuentemente en dicha obra. El propio autor declaró que cuanto escribía no era por querella ó haber sido premiado poco, si no porque nunca antes se habían exaltado ni reconocido los méritos de los hijos de La Habana. (En aquella época se identificaba La Patria con la ciudad).
A finales del siglo XVIII se agitaban las ideas que posteriormente determinaron la acción de los separatistas así como la independencia de Cuba. Un ejemplo de ello fue el intento de rebelión encabezado por Nicolás Morales en la zona de Bayamo.
En el transcurso del siglo XVIII al XIX afloran las primeras tendencias políticas cubanas, el Reformismo de Francisco de Arango y Parreño y el Separatismo que por incipiente aún no había encontrado la forma de manifestarse.
Durante el siglo XIX se destacan por sus actos, entre otros, José Antonio Saco, Félix Varela, José María Heredia, Gaspar Betancourt Cisneros y José de la Luz y Caballero; todos ellos indiscutibles precursores de las luchas independentistas.
En 1809 se inician las actividades revolucionarias con el intento de sublevación encabezado por Román de la Luz. También hay que recordar las conspiraciones de los Rayos y Soles de Bolívar y la de la Gran Legión del Águila Negra, así como que los patriotas camagüeyanos Andrés Manuel Sánchez y Francisco Agüero fueron los primeros mártires de la independencia de Cuba; su ejecución tuvo lugar el 16 de marzo de 1826.
Desde las tempranas fechas anteriormente reseñadas hasta la instauración de Cuba como República el 20 de mayo de 1902, pasó más de un siglo durante el cual fue mucha la sangre derramada por los mejores hijos de nuestra Patria, muchos de los cuales perecieron en la lucha sin poder llegar a ver el fruto de sus múltiples sacrificios.
Lo hasta aquí referido constituye un gran ejemplo que debería ser debidamente estudiado y asimilado por los cubanos que hoy en día desean el fin de la peor tiranía que se recuerda en nuestra historia. El hecho de que el nefasto régimen castrista se sostenga durante tanto tiempo, puede lógicamente justificar la impaciencia, la ansiedad, la tristeza y cierto sentimiento de impotencia en medio de la rabia contenida de muchos de nuestros compatriotas. No obstante, lo que nunca deben consentir es que el derrotismo y la frustración se adueñen de sus mentes. Si en la mente de nuestros gloriosos antepasados hubiesen entrado el derrotismo y la frustración, no hubieran podido resistir más de un siglo de luchas y quizás todavía hoy Cuba fuese una colonia. ¡HAY QUE RESISTIR, LUCHAR Y VENCER!

Este artículo fue publicado en el diario “El Día del Mundo” en Mallorca el 6 de Mayo de 1996
Espero y deseo que no haya que luchar durante todo un siglo contra el actual sistema establecido en nuestra Patria, aunque al paso que vamos…
Hasta pronto y muchas gracias, Próximo artículo: “El reloj de Maceo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: