“Los de antes, los de ahora”

8 May

Hubo españoles en las filas del Ejército Mambí luchando por la independencia de Cuba. Terminó la guerra y allí se quedaron. Otros que combatieron en las filas del Ejército Español y un gran número incalculable de civiles afincados en la isla, también se quedaron. Muchos de los que se fueron, regresaron más tarde. El flujo de españoles hacia una tierra de oportunidades continuó durante años. El “criollo” jamás les rechazó. A los cubanos, jamás nuestros mayores nos inculcaron el odio a España; simplemente nos enseñaron a luchar por la libertad en contra del colonialismo y la esclavitud. De España, los emigrantes llegaban a  Cuba con las manos vacías dispuestos a comenzar una nueva vida.

Con su trabajo contribuyeron en gran medida al desarrollo de la nación que se iba forjando. Sin dejar de ser españoles, se fueron “cubanizando” compartiendo con nosotros lo bueno y lo malo. Con nosotros se fundieron y tuvieron descendencia… y continuamos heredando sus apellidos que llevamos con orgullo. Hicieron suyo nuestro destino. Muchos de ellos alcanzaron una buena posición económica y la mantuvieron gracias a su iniciativa y esfuerzos “en dura competencia”.

¡Y llegó la revolución!… El Castro-comunismo va suprimiendo las libertades y arremete contra la propiedad de todos. Comienza la más que justificada diáspora y desde el principio, una gran cantidad de españoles y sus descendientes comparten exilio con los cubanos. Nuestro destino sigue siendo el mismo; compartimos los mismos anhelos y añoranzas. No hay que olvidar que el presidio político castrista también ha sido compartido por ambos en horribles ergástulas; el paredón de fusilamiento cual crimen institucionalizado, a más de un español le ha arrebatado un ser querido. Es lógico que con nosotros, muchos españoles y sus descendientes trabajen denodadamente para lograr el fin de la dictadura.

De más está por decir que “estos españoles” siempre ocuparán un espacio privilegiado en nuestras conciencias y en nuestros corazones. Con ellos anduvimos, andamos y andaremos eternamente cogidos de la mano, codo a codo y hombro con hombro. Con ellos hemos brindado por España muchas veces y continuaremos haciéndolo con cariño, absoluta sinceridad y fieles a nuestras raíces; sin embargo, hay otros españoles con los cuales jamás compartiremos a gusto. Me refiero a los que han llegado a Cuba en condiciones muy distintas y con objetivos muy diferentes a los de aquellos que les precedieron.

Estos no llegan con las manos vacías, llegan cargados de dólares con el objeto de multiplicarlos en el menos tiempo posible aprovechándose de la catastrófica situación… Allí encuentran mano de obra barata, allí no tienen que competir, allí no tienen que discutir convenios con sindicato alguno, allí gracias a sus dólares se les depara lo mejor y tienen más derechos que el “criollo” en su propia tierra. Una vez allí muchos entienden por “cubanizarse” el aprender a bailar la salsa ebrios de mojitos y en fácil compañía femenina o masculina, según sus gustos; la misma situación que ayudan a mantener hace que mujeres y hombres de la bella isla se prostituyan desesperados. Estos no comparten “lo malo” con el pueblo llano; sólo se aprovechan de lo mejor sin interesarle nuestro destino. Muchos de ellos se han instalado, sin el menor escrúpulo, en sitios que les fueron confiscados a sus propios paisanos. Saben perfectamente que el pueblo no se beneficia con sus inversiones, ya que el régimen lo único que hace con la parte que le corresponde es engrasar su maquinaría represiva.

¡Cuánta diferencia hay entre éstos y los anteriores! Aquellos  comparten nuestra desgracia y éstos la fomentan. Desde luego que con “éstos” no estaremos dispuestos jamás a andar cogidos de la mano, codo a codo ni hombro con hombro en una Cuba nueva, libre y democrática. Con “éstos” solamente andaremos a gusto acompañándoles  al puerto ó aeropuerto más cercano y a manera de despedida le diremos: ¡HASTA NUNCA, FARISEOS!… Y después continuaremos brindando eternamente por España con cariño, absoluta sinceridad y fieles a nuestras raíces. (Con sidra “El Gaitero”).

Hasta pronto y gracias. Próximo artículo: ¿De qué presumes, Fidel?

Anuncios

2 comentarios to ““Los de antes, los de ahora””

  1. IRENE 9 mayo, 2010 a 7:20 am #

    Lindo escrito. valio la pena esperar mas de cuatro dias!!!!!.. me gusto mucho el respeto y reconocimiento sutil, como el rechazo y desprecio con los que solo se aprovechan de las circunstancias presemtes.
    Que no todos los espanoles son iguales y eso lo sabes tu muy bien distinguir. Y es cierto que nunca nos inculcaron odios. Felicidades, tus escritos se sienten diafonos y sinceros y ciertos. Yo doy fe de que estas en lo cierto y sin fanatismo.

  2. loboherido41 9 mayo, 2010 a 11:51 am #

    Tus comentarios me invitan a continuar… eres mi lectora nº1. GRACIAS!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: